Artículos periodisticos > El Populismo Latinoamericano... y la libertad de expresión





28 May 2007

Así como el fenómeno meteorológico llamado “El Niño” golpea las costas latinoamericanas en forma cíclica, provocando devastación... un extraño fenómeno político golpea cíclicamente la historia de Latinoamérica... provocando dictaduras demagógicas... cuyo resultado es el mismo...la devastación de los países y de la población que aplaudió en su principio a estos demagogos.

 

¿Qué ocurre en la mentalidad de los pueblos Latinoamericanos, que  perversamente nos condena a retroceder décadas para volver a vivir dictaduras encubiertas en populismos, cuyos demagogos encandilan a las masas con algún pensamiento mágico, y los lleva a creer en la promesa del paraíso perdido?... ¿Serán nuestras raíces hispánicas donde predominó el absolutismo del Rey, quien era, junto al Papa, el enviado de Dios en la tierra, y deseamos en nuestro interior mas oscuro, que nos dominen dictadores seudo paternalistas que escondan, en principio, sus garras de lobo bajo una atractiva piel de cordero...?

 

¿Tendrá la culpa el agotado sistema capitalismo estadounidense?, ¿Tendrá la culpa el extinto sistema comunista ruso?, ¿Tendrá la culpa la decadente dictadura cubano?, ¿Tendrá la culpa el falso socialismo venezolano?, ¿Tendrá la culpa la intelectualidad de izquierda?, ¿Tendrá la culpa el periodismo de derecha?, o ¿Tendrán la culpa los ciudadanos latinoamericanos que creen en el engaño de sus políticos o añoran los años de mano dura?....

 

¿Quién es el culpable que con nuestras inagotables riquezas tengamos las diferencias sociales mas importantes del mundo?, ¿Quién es el culpable por nuestra falta de desarrollo social, educativo y de seguridad? ¿Quién es el culpable que cíclicamente un grupo de dictadores demagogos ocupe los gobiernos apoyados por los propios latinoamericanos?


Todos recordamos en la segunda mitad del siglo XX, a quienes ordenaron las persecuciones, la muerte o desaparición de miles de personas que no pensaban como ellos, tanto en el centro y sur del continente americano, llega a nuestra memoria personajes como Strossner en Paraguay, Pinochet en Chile, Banzer en Bolivia, Perón y Videla en Argentina,
Bordaberry en Uruguay, Somoza y Ortega en Nicaragua, Trujillo en República Dominicana, Noriega en Panamá, Rojas Pinilla en Colombia, también soportaron gobiernos dictatoriales los pueblos de Brasil, Venezuela, Guatemala, El Salvador, Perú, Honduras, Ecuador y por supuesto México.

 

Todos estos demagogos, sin importar su inclinación política, gobernaron nuestros países en ese largo período y la imposición del pensamiento único fue su bandera común. Todos cultivaron la idea de una política de seguridad o doctrina nacional, de cumplimiento obligatorio con el riesgo de, en caso de no acatar ordenes impartidas “desde arriba”, ser catalogados de traidores a la patria, en donde como enemigo se le negaba hasta el derecho a la justicia.

 

Pero el siglo XXI nos trae una nueva ola de dictadores, apoyados en viejas ideas, algunas nacidas a principios del siglo XX, como la copiada del partido bolchevique, fundado por Lenín, en 1917, copiando el Consejo de Comisarios del Pueblo, que también utilizo Mao y Fidel Castro para sus dictaduras o, la idea del socialismo mesiánico, que usaba Adolf Hitler en 1936 y que ahora impulsa Hugo Chávez. Los interesante de los viejos y nuevos dictadores latinoamericanos del nuevo siglo es que no son imaginativos, por el contrario están unidos por antiguos conceptos de represión... esos conceptos que proscriben las libertades individuales, que no admiten la prensa libre, constituyendo monopolios para informar según sus conveniencias, transformando al ciudadano en súbdito, persiguiendo o comprando a los políticos opositores, negociando la división de poderes, nombrando jueces títeres, manipulando el Congreso a sus designios, creando sistemas de adoctrinamiento para la juventud, expulsando a intelectuales o a aquellos que no venden su dignidad o no aceptan las falsas "conversiones ideológicas"  a cambio de cargos públicos.


Es importante aclara que no es su condición de izquierdistas lo que los hace peligrosos, por ejemplo Chile, Uruguay y Brasil tiene gobiernos declaradamente socialistas pero innegablemente democráticos, en cambio Hugo Chávez en Venezuela, Evo Morales en Bolivia, Daniel Ortega en Nicaragua, Rafael Correa en Ecuador, Ernesto Kirchner en Argentina, son ejemplos del peligroso camino que esta tomando la política latinoamericana, sin importar sus ideas... si las tienen...

 
Las acciones del nuevo dictador Hugo Chávez, copiando a su amigo el viejo dictador Fidel Castro, prohibiendo el derecho de expresar las ideas sin censura previa, de disentir sin riesgo de comprometer posiciones laborales, comerciales o personales, no lo hacen más o menos socialista, lo hacen muy peligroso para el resto de la sociedad libre, ya que atenta hacia la condición humana. El verdadero pueblo “pensante” sabe que la nacionalización de la energía o el transporte no aumentan el patriotismo, sino la corrupción y el bolsillo de los gobernantes, son los mismos que comprenden que la venta de materia prima como el petróleo o la soja no sirve para el crecimiento del pueblo, ya que no aumenta los puestos de trabajo, sino que engordan las cuentas bancarias de los poderosos. Los Hugos Chávez del continente se apoyan en las clases sociales que no pudieron y aun no pueden acceder a la educación, y desconocen u olvidaron las consecuencias nefastas de la manipulación demagógica... Los Chávez-Morales-Correa-Ortega-Kirchner son fruto de la falta de educación de un gran sector del pueblo latinoamericano que seguirá creyendo en los espejitos de colores...




Si deseas conocer los 400 titulos publicados por Windmills Editions de escritores de 25 paises, visita la pagina

http://www.windmillseditions.com