Artículos periodisticos > Latinoamérica y el Libre Comercio





12 Nov 2006

El principio

Desde los tiempos de Adám Smith los entusiastas del libre comercio y la división del trabajo han predicado las bondades de dichos principios económicos, sin embargo, hasta ahora nadie había sugerido que quizá fuera el fundamento de la existencia humana, pero esta es la hipótesis propuesta por el profesor Jason Shogren, de la prestigiosa Universidad de Wyoming, USA.

Shogren ha sugerido recientemente que tanto el comercio como la especialización son la razón de que el Homo Sapiens haya desplazado a otros miembros de la especie, como el Hombre de Neardental, y haya triunfado como la única especie humana. Según esta teoría, el Homo Sapiens disponía de un pensamiento más sofisticado, su inteligencia le permitió entender que el intercambio de productos le daban ventaja a todos, una tribu cazaba y otra tribu cultivaba la tierra, y luego intercambiaban algunos bienes obtenidos, sin luchar, es decir que el dominio del Homo Sapiens estuvo, no tanto en sus pinturas o puntas de lanzas, sino en un mejor sistema económico.

No se han encontrado evidencias de que el Hombre de Neardental haya comerciado o intercambiado productos, al igual que el Homo Sapiens. Es decir que aparentemente, el comercio comenzó hace 40.000 años atrás, ya que algunas de las evidencias al respecto son las herramientas hechas de materiales que no son propios de la localidad, o joyas de conchas marinas encontradas a distancia del mar. Además, la maestría con la que están hechas ciertas herramientas, así como la disposición de las moradas, sugiere que el Homo Sapiens practicó la división del trabajo y la especialización.

 

Latinoamérica y las Crisis                          

Si me preguntan que relación tiene el Homo Sapiens con las crisis latinoamericanas, les diré que mucho, porque nos parecemos más al Hombre de Neardental que al emprendedor Homo Sapiens.

Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), en su informe titulado “Estabilización y Reforma en América Latina: una perspectiva macroeconómica de la experiencia desde inicios de los 90”, señala el ejemplo de la Crisis Argentina y vaticina que seguirán Brasil, Bolivia, Venezuela y ahora Nicaragua, porque explica claramente que “las crisis no pueden ser prevenidas ni evitadas con ajustes a último minuto en políticas cortoplacistas cuando la marea se revierte, las crisis únicamente son evitadas con políticas a largo plazo y con gobiernos que la sustenten”.

Uno de los temas hacia donde apunta el informe es el comercio internacional, porque explica que es uno de los mayores problemas de la región, ya que la mayoría de los programas económicos se orientan al mercado interno, no promoviendo de manera vigorosa el crecimiento de las exportaciones, ni analizando el desarrollo de medios logísticos para su crecimiento.

El otro tema es la tan trillada flexibilidad laboral, porque para competir en forma satisfactoria en el mundo globalizado es imprescindible que los recursos se asignen de manera eficiente entre los sectores, este factor se requiere para lograr la mentada competitividad económica, en donde la flexibilidad laboral resulta clave para cumplir con este propósito ya que de ella depende la tan necesaria inversión extranjera.

Y el tercero y más importante es el papel del Estado, de los Gobiernos, de los gobernantes,  ya que la generación de reglas de juego claras y sostenidas mejorara las condiciones propicias para la inversión nacional y extranjera.

 

Latinoamérica y el Comercio Exterior

En las calles de Montevideo, Santiago, Buenos Aires, Lima, Quito, Managua, El Salvador hasta las de la Ciudad de México, todos conocemos el avance de los productos elaborados en China. Asia se está haciendo sentir, pero no es solamente los productos que nos venden a bajo costo, sino que el desarrollo asiático encabezado por el crecimiento de China y su insaciable demanda de mercancías tales como soya, hierro, cobre y madera están creando un movimiento comercial nunca visto. En 2004, Latinoamérica reportó sus mejores ganancias en décadas por concepto de exportaciones, debido en mayor parte al comercio con China.

Pero China no es la única nación que estrecha lazos comerciales con Latinoamérica, debemos incluir a Japón, Corea del Sur y otros países en este crecimiento y todos ellos están asegurándose acceso a las fuentes estratégicas de materia prima que poseemos firmando tratados de comercio con la región.

En parte, el nuevo romance entre Latinoamérica y Asia surge por el incremento de las exportaciones hacia la región de mayor crecimiento económico, pero debemos abrir los ojos porque justamente lo que se están llevando los asiáticos es materia prima, es material estratégico que compran a bajo precio y procesa en sus países con mano de obra muy barata para luego venderle a precios súper competitivos a EEUU, Europa e incluso a los mismos países latinoamericanos de donde obtuvieron la materia prima.

Los ejemplos son concretos, en Latinoamérica compran el cobre mas barato del mundo para fabricar los motores eléctricos que luego le revenderán a Latinoamérica y al mundo en forma de electrodomésticos, en Latinoamérica compran el acero barato que luego le revenderán a Latinoamérica y al mundo en forma de automóviles, en Latinoamérica compran las maderas baratas que luego le revenderán a Latinoamérica y al mundo en forma de muebles desarmables, en Latinoamérica compran el cuero mas barato que luego le revenderán a Latinoamérica y al mundo en forma de chaquetas, carteras, bolsos, cinturones o zapatos, y por ultimo en Latinoamérica compran la soja barata que alimenta sus operarios.

Si alguien me preguntara si eso esta mal, le debería decir que no, ellos hacen un negocio espectacular, compran materia prima, le dan trabajo a sus ciudadanos y luego nos venden los productos terminados, así logran desarrollar puestos laborales, combatir la desocupación que es la madre de la pobreza y la miseria, y al mismo tiempo su sistema financiero engorda con dinero nuestro, que invierten en equipamiento moderno para producir mas, de mejor calidad y a menor costo, entrando de ese modos en la espiral productiva ascendente aumentando las ventas.

Que nos dan a cambio, espejitos de colores (como los españoles hace quinientos años), nos deslumbran con los sistemas de audio, con los teléfonos celulares, con paraguas de un dólar, con microondas o televisores de plasma,  es decir nosotros cambiamos materia prima sin valor agregado por productos terminados que conllevan una importante cantidad de salarios asiáticos, y que únicamente puede comprar una parte mínima de la población latinoamericana.

Si alguien quiere saber cual es el resultado de esta forma de hacer Comercio Exterior, le basta mirar el desarrollo económico de Latinoamérica, ya que al vender las materias primas, sin valor agregado, sin mano de obra especializada, sin costos extras, deja a los poderosos latinoamericanos más ricos y a los pobres más pobres, aumentando de esa forma la brecha social.

Sin considerar el agregado que a diferencia de ellos no nos modernizamos, no gastamos en infraestructura ni maquinarias nuevas o sistemas de riego, porque a los privados no les interesa y a los gobernantes tampoco, ya que del dinero que entra a las arcas del Estado una gran parte va al bolsillo de los corruptos de turno y el resto a planes de apoyo para alimentar a los desocupados que son producto de la venta de materia prima, porque ello redundara en votos, que es lo único que le preocupa a la clase política.

Repito que no es una critica al buen comerciante asiático, sino es una advertencia para que miremos nuestro ombligo, que nos demos cuenta que vendiendo materia prima estamos hipotecando nuestro futuro y el de las generaciones que nos sigan. La lucha entre el Homo Sapiens y el Hombre de Neardental continua aun, nosotros, los Latinoamericanos, estamos como hace 40.000 años y no nos damos cuenta.




Si deseas conocer los 400 titulos publicados por Windmills Editions de escritores de 25 paises, visita la pagina

http://www.windmillseditions.com