Crisis Personales y Comerciales



 Crisis personales, sociales o familiares

La psiquiatría, la psicología y la cirugía cerebral han efectuado infinidad de experimentos con el objetivo de conocer mas a fondo el funcionamiento del cerebro, tal vez, el órgano menos descifrado del cuerpo humano e incluso de los animales, ya que aun esta en estudio el sistema de formación de pensamientos o ideas que nos domina, poco sabemos como se forman los miedos o porque algunas personas son tranquilas y otras ansiosas, pasivas o violentas, amables o iracundas...

El cerebro analiza y procesa la información que le envían los cinco sentidos: lo que vemos, lo que escuchamos, lo que tocamos, lo que comemos y lo que olfateamos... pero a veces... muchas veces... nos hace trampa... nos confunde... nos mezcla información y nos hace creer en situaciones que no son verdaderas... muchas veces la imaginación supera a la lógica...

La imaginación es etérea es impalpable, viene desde nuestro interior y nos sorprende como algo exterior, imaginamos cosas o situaciones, y creamos nuestras propias historias. Pueden ser situaciones que se relacionen directamente con lo que nos pasa o extrapolaciones.

Por ejemplo, si vemos una película de Superman, aceptamos inconscientemente que el personaje vuela, sabemos que el actor esta colgado de sogas de acero, o que son trucos computarizados, pero vamos predispuestos a aceptarlos. Lo mismo ocurre con una película de terror, donde sabemos que el monstruo es de goma plástica, las mascaras son maquillajes o la sangre es salsa de tomate, pero mientras dura la película aceptamos como vivencias reales lo que ocurre en la pantalla.

Lo importante es saber cuando termina la película y comienza la realidad, muchas personas creen vivir historias de telenovelas, donde los personajes son buenos o malos, donde la manipulación de la sociedad se hace a través de esteriotipo “creíbles” y otros “odiables”, donde los “buenos” consumen productos de los anunciantes y por eso son lindos y exitosos y los “malos son muy malos” y siempre terminan presos o muertos, pero todos sabemos que otra es la realidad.

El cerebro también nos engaña con los recuerdos, porque ellos son nuestra sabiduría particular, es lo que aprendemos del pasado, las cosas que nuestra vida nos fue enseñando. Pero con frecuencia, relacionamos aquello que vemos, con otro tipo de experiencias, o recuerdos. Por ejemplo desconfiamos de alguien que tiene bigotes porque una vez nos robo alguien con bigote, o miramos con desprecio a alguien de diferente color de piel porque una maestra nos relato alguna historia... en estos casos nuestro cerebro habrá jugado en contra de nuestra relación con las otras personas. Generalmente, no advertimos todos estos procesos porque son actitudes inconscientes, y no nos damos cuenta. Cuando evocamos el hecho, describimos únicamente las vivencias relacionadas con la percepción visual y con el pensamiento consciente. Casi nunca hacemos referencia a aquello que escuchamos, sentimos, imaginamos, o intuimos. Esto hace que tengamos una visión incompleta de las  cosas.

Cuando el cerebro recibe la información de los cinco sentidos puede procesarla erróneamente, por ejemplo percibimos auditivamente algo en forma selectiva, dependiendo de la atención que le prestemos.

En primer lugar, escuchamos los sonidos más estridentes, algunas personas escuchan independientemente de lo que ven, mientras otras relacionan aquello que escuchan con aquello que ven. También se mezclan los ruidos cercanos que se producen alrededor nuestro con los sonidos que provienen de lejos (aviones, trenes). Cuando la policía investiga un accidente, entrevista a cinco personas y obtiene cinco versiones diferentes del mismo accidente, esto es porque los testigos percibieron en forma diferente el mismo hecho... por su ubicación, por su sorpresa, por sus recuerdos y por sus miedos.  

El gusto y el olfato son dos sentidos que se relacionan, que viajan juntos... cuando olfateamos alguna comida que nos apetece, sentimos que “se nos hace agua la boca”, esto se debe a que el sentido del gusto ya adelanto los sabores conocidos a nuestro cerebro, y este ya origino los recuerdos registrados. En algunas gasolineras sentimos el olor a la nafta en nuestra boca, como si la hubiéramos bebido. Estar cerca de un basural en putrefacción nos provoca nauseas, ya que el olor penetra por la nariz y boca irritando la garganta.

Debemos recordar que la furia y el amor nacen en el cerebro, el es quien le envía a la mano la señal para pegar o acariciar, le envía a la boca la señal para insultar o decir palabras amorosas, le envía a las piernas la señal para acercarnos o salir corriendo. Por eso esta en nosotros controlar nuestras reacciones y no dejarnos confundir, de esta forma nos ahorraremos problemas, disculpas y muchos sinsabores.

Como vemos debemos buscar la razón y el raciocinio en nuestras acciones. Si logramos hacernos “amigos” de nuestro cerebro y podemos manejar nuestras emociones lograremos que la razón prevalezca y nuestro comportamiento sea lógico, mejorando nuestra relación con el mundo, tomando las decisiones en forma fría y razonada con toda la información posible.

 

Escribanos    info@clmarcus.com

Crisis de las Empresas Familiares

Sabemos que las empresas familiares son muy importantes en la economía de cualquier país, pero para valorar esta importancia debemos mencionar que las empresas familiares son el 85% del total de empresas mundiales y que aportan el 65% del PIB mundial, creando casi el 70% de los puestos de trabajo en el mundo.

Las características de propiedad y gestión en la empresa familiar hacen que tengan elementos claramente diferenciados de las empresas no familiares, y en el caso de los latinos somos los artífices de empresas familiares por excelencia. 

Obviamente, no es lo mismo la estructura de una empresa corriente o no familiar, en donde no hay lazos afectivos entre los propietarios y los empleados, que la estructura en una empresa en donde prevalece la relación de sangre con buena parte de los integrantes, esta relación sanguínea provoca una situación particular con tantas ventajas como inconvenientes. Dentro de las ventajas, la básica es el mayor compromiso entre los integrantes familiares de la empresa debido a sus propios lazos familiares. Este concepto hace que muchas personas comiencen su desarrollo laboral dentro del ámbito familiar debido a la escasez de recursos con la que parten en los negocios.

Pero existe una desventaja que es casi imposible de salvar, porque los tres sistemas de gestión responden a la misma fuente, en donde el propietario, el director y el jefe de familia es la misma persona. Siendo esta la causa que sólo el 40% de estas empresas familiares alcance la segunda generación y el 15% llegue a la tercera.

Realmente la razón más grave de la quiebra o venta, en muchas ocasiones, son los problemas de la familia y la falta de modernización y competitividad.  

Resulta curioso observar que en la mayoría de los casos el fracaso de las empresas familiares no se ve impulsado por políticas impositivas, cambios tecnológicos importantes o decisiones gubernamentales desacertadas... repito... el principal motivo de fracaso de las empresas familiares en su mayoría,  esta dado por la acción improvisada o inacción de sus propietarios.

Un empresario que pretenda lograr la subsistencia de su empresa familiar debe lograr los mecanismos necesarios que le permitan a la empresa una transición generacional adecuada y armónica y por sobre todo predecible en el tiempo.

Si bien hay empresa que no han sido presa de esta debacle, hay que tener presente que su perdurabilidad en el tiempo no se ha debido pura y exclusivamente a la mera casualidad, sino porque constantemente se las encuentra bregando y esforzándose por mantener cosas aparentemente intangibles como el compromiso para con la empresa, su visión de futuro  y la filosofía familiar.

 

 Los grandes problemas de las empresas familiares se pueden resumir en cinco puntos:

1.               Continuidad. Debido a que habitualmente las empresas familiares tienen un claro fundador que suele ser dueño, gerente y cabeza de la familia, la sucesión es muy compleja debido a que los naturales temores a la muerte, pérdida de poder y de actividad laboral, luego de décadas en la empresa, llevan al fundador a resistirse normalmente a la sucesión.

2.               Estructura organizativa. En muchas empresas familiares, la estructura organizativa no ha evolucionado, manteniéndose la misma estructura que en sus inicios con los importantes problemas que se generan cuando el tamaño de la empresa ha aumentado y la estructura no ha sabido amoldarse a la nueva situación.

3.               Conflictos internos en el interior de la familia y con los no miembros de la familia. Esta es una serie de problemas debido a que no existe una clara distinción entre la empresa y la familia, heredando costumbres y normas familiares al entorno de la empresa. Esto provoca problemas tanto entre familiares como con los miembros no familiares de la empresa. Algunos casos típicos es el no cumplimiento de funciones y responsabilidades, no cumplimiento de horarios, retribución no alineada con el resto de integrantes de la empresa, etc.

4.               Profesionalización. El bajo grado de profesionalización en muchas empresas familiares hacen que se elija a los directivos entre los miembros de la familia, lo que conlleva en muchas ocasiones a malas elecciones. Como decía un sabio propietario de una importante empresa familiar, "si es muy difícil encontrar un buen manager en el mundo empresarial, encontrarlo en mi familia es casi imposible".

5.               Pérdida de competitividad. Las propias características de la empresa familiar, con directivos familiares, tensiones internas, etc. en muchas ocasiones no ayudan a la competitividad de la empresa familiar en un entorno cambiante y complejo.

  

Indudablemente las herramientas para vencer estos cinco puntos serán distintas para cada caso y requerirá un análisis individual, pero la experiencia demuestra que existen una serie de prácticas que sirven para facilitar el funcionamiento de la empresa familiar sin poner en peligro la continuidad de la empresa.

 

ü               Planificar la sucesión del fundador. Debe ser planificada con mucho tiempo para poder elegir tanto al mejor sucesor como el mejor momento para la sucesión. Esto no debe ocurrir a la muerte del fundador, sino a la edad lógica de retiro de este, es muy importante que el fundador reconozca que debe delegar la función directriz en gente mas joven, por eso la sucesión se debe realizar en el momento oportuno ya que en muchas ocasiones se demora demasiado provocando importantes problemas. En posteriores generaciones, la sucesión, una vez elaborado el manual de instrucciones debe ser más rutinaria.

ü               Profesionalizar la gestión: buscar, captar y retener a los mejores asesores externos, que profesionalicen la empresa familiar, en los primeros pasos, esto es clave para su competitividad y para que ayuden al desarrollo de la empresa, esto dará tiempo para profesionalizar a los integrantes jóvenes del grupo familiar. Cuando decimos profesionalizar no es exclusivamente un titulo universitario, nos referimos a que los jóvenes deben ingresar a la empresa desde los puestos mas bajos hasta que debido a su “profesionalidad” los lleve a ocupar los cargos directrices. “Es muy difícil juzgar o dirigir a personas que hacen un trabajo que nunca se ha hecho”.

ü               Sólidos órganos de gobierno. Según algunos estudios más del 32% de las empresas familiares no tienen órgano de gobierno porque no lo consideran necesario, ya que el jefe es el propietario. Sin embargo, la experiencia dice que es muy importante que las decisiones de inversión, ingreso de personal y remuneraciones se tomen, por lo menos, por tres integrantes de la empresa familiar, por unanimidad.

 

ü               La más importante es dotarse de un “Manual de Instrucciones o Business Plan” que regule internamente los aspectos sensibles además de ayudar a solucionar distintos problemas en la relación empresa-familia. El “business plan” debe respetarse como la Biblia de la empresa familiar, este “manual de instrucciones” debe  tratar desde la sucesión hasta los órganos de gobierno, pasando por varios aspectos como las políticas de remuneración a los familiares, el intercambio de acciones, las características exigibles para la entrada de los miembros de la familia y otros. Este Manual debe ser hecho por un asesor externo profesional (ni familiar ni amigo de la familia) con la aprobación y firma de todos los integrantes importantes de la sociedad familiar.

 

En conclusión, las empresas familiares son muy importantes en la economía de cualquier país, pero deben tener ciertas reglas de juego para lograr sobrevivir, ese es su gran secreto.

 

info@clmarcus.com

No juegue a los dados con su vida y las de los suyos...

Usted es el propio artifice de su destino...

Usted tiene las armas para triunfar...

Solo debe encontrarlas en su interior...

Contactenos por email,  a  info@clmarcus.com

 




Si DESEAS conocer los 571 Titulos Publicados por Molinos de viento ediciones de escritores de 35 paises, visita la pagina

http://www.windmillseditions.com