Crisis Economica > V - Latinoamérica al borde del abismo…





V - Latinoamérica al borde del abismo…

 

Tontos, muy tontos


 Mientras el Presidente de los Estados Unidos trata de calmar las aguas hablando casi todos los días por TV, los presidentes de los países seudo-izquierdistas se regocijan vitoreando la caída del capitalismo… sin comprender que la crisis financiera no es un problema sólo de países desarrollados, sino que por el contrario, las economías en vías de desarrollo sufrirán las peores consecuencias, y la brecha entre ricos y pobres se  agrandara rápidamente.


 

Como dice mi amigo Tito Lagos-Bassett: “…observo con que inconciencia se deleitan los llamados enemigos del capitalismo, creyendo tontamente, que cualquier catástrofe económico de los Estados Unidos, les tendría sin cuidado. Pienso que son tontos, muy tontos…”


 

Mientras el mundo desarrollado tiembla ante la avalancha de noticias que ponen de manifiesto la gravedad de la crisis financiera desatada a escala global, los países en vías de desarrollo festejan creyendo que quedaran al margen de tanto desbarajuste y que la debacle de las últimas semanas no va con ellos... Que ilusos, nada más lejos de la realidad.


 

La razón de que no se habla demasiado de los efectos de la crisis financiera en las economías subdesarrolladas es que todas las miradas están apuntando a los Estados Unidos y Europa, pero eso no significa que la revolución bolivariana, y sus seguidores, no se vean afectados por el terremoto que estamos viviendo, al contrario, los efectos pueden ser devastadores…


 

La realidad es que los mercados bursátiles se hunden por la falta de liquidez que amenaza al sistema, por eso las economías más poderosas ven llegar la temida recesión, y buscan la forma de volver a hacer girar la rueda del consumismo, que a pesar de sus detractores es lo que mantiene vivo al sistema económico mundial.


 

De crisis en crisis


 

Primero fue la crisis inmobiliaria, luego la crisis alimenticia, ahora la crisis financiera… pero la peor crisis es la que esta por venir… la crisis de producción y consumo… en la que perderán los países productores de materia prima… y los que producen para venderle al gigante consumidor… los Estados Unidos.


 

La venta de nuevas propiedades descendió al nivel más bajo de los últimos 17 años y en los últimos 24 meses su valor declinó el 35%, las empresas automotrices, por su parte, reportan las ventas más exiguas de las últimas dos décadas: sólo en septiembre, cayeron un 30%, los aviones viajan medio vacíos, los supermercados están vendiendo más comida por la simple razón de que la gente evita comer fuera de su casa, los planes de retiro han perdido dos billones y medio de dólares en los últimos 15 meses y el valor neto de los hogares norteamericanos (el total de activos del grupo familiar, menos los pasivos) cayó 10 billones de dólares en las últimas cuatro semanas …


 

El esfuerzo del gobierno y la Reserva Federal por enviar dinero al mercado tropieza con la desconfianza cada vez más intensa del público, que siente que la crisis no ha tocado aún fondo. La caída del precio del petróleo afecta directamente a México y Venezuela, la caída del precio del cobre y otros metales afecta a Chile, Bolivia y Perú, la caída de los precios de los alimentos afecta directamente a la Argentina, Brasil, Colombia y México y la caída del consumo norteamericano afecta directamente a México, Nicaragua, El Salvador, Guatemala, Honduras, Costa Rica y Ecuador, los principales exportadores de productos textiles a los Estados Unidos, luego de China e India.


 

Pero no todo termina allí, las inversiones extranjeras en Latinoamérica se retiran rápidamente ante la crisis, como el caso de la industria automotriz, que es la industria de alta contratación de mano de obra, que ya se ve seriamente afectada… los altos precios del combustible en los meses anteriores, y la falta de crédito de estos días esta llevando a las grandes corporaciones automotrices como Ford, General Motors y Chrysler a estudiar una posible fusión, esto repercutirá en el cierre de plantas industriales en los países donde los costos de producción no se adapten a las nuevas necesidades del mercado.


 

Ford Motors se encuentra en su peor cotización desde 1982 y General Motors está en los niveles más bajos desde 1950, tras bajar un 31,11%, esto es por el rápido debilitamiento de la mayoría de los mercados globales del automóvil y según algunos analistas, en el 2009 se podría producir un "colapso" de las ventas mundiales de automóviles, ya que la demanda de vehículos nuevos este año, en los Estados Unidos, se reducirá a menos de 14 millones de unidades, o sea 2,5 millones menos que en 2007.


 

Por lo pronto los países industrializados están luchando para no caer en el abismo económico que se abrió bajo sus pies… el tesoro estadounidense comenzara a inyectar capital en los bancos este mismo mes, incluyendo una nacionalización parcial de los bancos que supondría un papel mayor del gobierno, que se convertirá en el prestamista e inversor de último recurso; En Berlín no se habla de nacionalizaciones como en Londres, pero se ha dispuesto unos 100 mil millones de euros a disposición de los bancos con iliquidez.
 

 

Latinoamérica, entre la recensión y la inflación.


 

Entre otras cosas, la crisis financiera confirmo que la idea de que la expansión indefinida de la economía global no es verdadera, y la nueva realidad impondrá un crecimiento menor, porque la recesión estadounidense golpeara en otros lugares, por ejemplo, entre los países que exportan a Estados Unidos se encuentra China e India, que suman casi la mitad de la población mundial, estos países son los de mas altos índices de crecimiento y responsables de la alta valoración de commodities, como soja, petróleo y minerales. Pero al bajar sus ventas, bajan automáticamente sus compras, golpeando a los países productores de commodities o sea los países latinoamericanos, y por consecuencia caerán los precios de los productos primarios que ellos demandan.


 

En América Latina las acciones y monedas de numerosos países se hundieron pese a las bajas de tasas de interés de los bancos mundiales. El peso mexicano cayó en un 8,13%, el peso chileno cayó a mínimos de cuatro años, el peso colombiano se debilitó en un 3,55%. El Fondo Monetario Internacional (FMI) hizo su peor pronóstico en años, augurando que la economía mundial apunta hacia un declive de proporciones mayores en un momento en el que Estados Unidos y Europa están, o en recesión, o al borde de una contracción. En su Panorama Económico Mundial el FMI dijo que la conmoción financiera continúa y es la más violenta desde la Gran Depresión de 1929.


 

En estos momentos Chile es el único país latinoamericano que se ha preparado para la desaceleración, mediante el ahorro de un 66 % de sus ingresos durante la buena época de altos valores de las commodities, el resto tendrá que analizar seriamente como bajar sus gastos y no pensar rápidamente en aumentar impuestos para paliar sus déficit, ya que las pocas fabricas y comercios que sobrevivan no podrán seguir solventando el gasto publico y la corrupción generalizada.  


 

Pero los países latinoamericanos han sobrevalorado su moneda con intervenciones de los bancos centrales, por exceso de dinero, y por eso ahora ven como la corrida cambiaria hacia monedas mas fuertes devalúa sus monedas. El problema es que si aumentan la tasa de interés para frenar la corrida y equilibrar las cuentas externas, provocaran aun mas la reducción del consumo, pero si dejan que sus monedas se devalúen frente al dólar, crearan inflación y por consecuencia se resentirá el consumo interno; Esto ultimo mejorara los precios de exportación, para continuar inyectando dólares al mercado.


 

Es que en un escenario de crisis financiera y desconfianza económica como el actual, en el cual se agudiza el fenómeno de fuga de capitales, el deterioro creciente de los saldos de balance comerciales aumenta la vulnerabilidad externa latinoamericana.
 

 

La luz al final del túnel.


 

Este nuevo orden mundial ha alertado el riesgo de un "nuevo desorden mundial" que puede agrandar la brecha entre ricos y pobres con todas las consecuencias de violencia y conflictos que puede desencadenar, porque los efectos económicos son ya perceptibles, y los países latinoamericanos deberán analizar algún plan para rescatar a sus ciudadanos del desempleo, pobreza y, consecuentemente, del hambre.


 

El complejo mundo globalizado requiere en América Latina, más que nunca, de políticas públicas transparentes y responsables, es necesario que desaparezcan las regulaciones que llevan a prácticas especulativas, que desaparezca la burocracia que lleva a la corrupción, que desaparezcan las leyes demagógicas de la política pública, que desaparezcan los nombramientos a “dedo” y se “limpien” muchos otros puntos que le permitirán a estos países recuperar la confianza y la ética, y de esa forma salir de la crisis.


 

Culpar a los Estados Unidos de todos los males latinoamericanos no soluciona el problema, se debería tener en cuenta que los errores de las crisis inmobiliarias, financieras, alimenticia, de producción y de consumo los pagan por último los ciudadanos, los pequeños accionistas, los pequeños y medianos empresarios, los agricultores, las clases medias, los trabajadores, que ven perder sus casas, sus ahorros y sus empleos.

Cesar Leo Marcus



Si DESEAS conocer los 571 Titulos Publicados por Molinos de viento ediciones de escritores de 35 paises, visita la pagina

http://www.windmillseditions.com